| Desiertos bancarios: ¿qué son y cómo ayudan a combatirlos las remesas?

Desiertos bancarios: ¿qué son y cómo ayudan a combatirlos las remesas?

desert horizon

Para la mayoría de los consumidores modernos, tener acceso a un banco dentro de su localidad es fácil.

Quienes viven en el centro de la ciudad pueden simplemente ir caminando a una sucursal en cuestión de minutos, y quienes viven en los suburbios solo necesitan manejar un poco. 

Aun así, y aunque mucha gente da por hecho el tener un banco cerca, hay millones de personas que no son tan afortunadas.

Aunque el acceso a un banco debería ser considerado un derecho humano básico en pleno 2022, a mucha gente alrededor del mundo se le ha negado el lujo. De hecho, el banco más cercano podría estar incluso a una hora de camino. 

Estas áreas son conocidas como “desiertos bancarios” y se han estado volviendo cada vez más comunes en áreas rurales no solo en los Estados Unidos, sino en el mundo en general. 

Esta tendencia ha forzado a incontables personas a vivir sin acceso a los servicios financieros, productos y asesoramiento que necesitan.

En este breve artículo, exploraremos el impacto de los desiertos bancarios, examinaremos los retos que representan e introduciremos varias maneras de sobreponerse a ellos.

¿Qué son los desiertos bancarios?


En general, un desierto bancario está constituido por cualquier área geográfica sin una sucursal de banco local. Como es de esperarse, hay una variedad de definiciones para los desiertos bancarios tanto en ámbitos financieros como en ámbitos legislativos.

Por ejemplo, el Banco de la Reserva Federal de Nueva York (Federal Reserve Bank of New York) considera que un desierto bancario es cualquier área que “no tenga una sucursal de banco dentro de ella o en un radio de diez millas desde su centro.” 

Por otro lado, el Instituto de Política Pública para la Esperanza (Hope Policy Institute) dice que “los desiertos bancarios son definidos como códigos postales con cero o una sola sucursal de banco.”

A pesar de estas pequeñas diferencias, las estadísticas en torno a los desiertos bancarios y sus causas no son temas de debate.

Los desiertos bancarios ocurren por una multitud de razones, incluyendo fallas en los bancos, sucursales clausuradas, pérdidas de población y, más recientemente, una creciente demanda por los bancos digitales y los bancos online-only.

El problema se ha documentado con atención a lo largo de esta última década.

Después del censo del 2010, los investigadores identificaron 1,214 territorios con desiertos bancarios en los Estados Unidos. Aunque la mayoría de estas áreas se identificaron en el Oeste, particularmente en regiones rurales y áridas, casi el 25% de los desiertos bancarios totales estaban en áreas metropolitanas. 

Ningún territorio, no importa qué tan poblado esté, es inmune a los desiertos bancarios. 

Desde el 2010 (y la recesión internacional que le precedió), los desiertos bancarios solo han incrementado. Y lo peor: entre el 2014 y el 2020, el segmento de la población estadounidense en desiertos bancarios ha incrementado de 5.6% a 6.3%.

Desafortunadamente, la pandemia solo ha agravado esta preocupante tendencia. 

En el 2021, los bancos de Estados Unidos cerraron casi 3,000 sucursales, lo que incrementó la extensión de los desiertos bancarios.

Aunque estos estudios se enfocaron en las tendencias de los bancos estadounidenses, el cierre de sucursales bancarias es un fenómeno internacional.

En el Reino Unido, muchas sucursales han clausurado en meses recientes. En Nigeria, el prestamista más importante está cerrando más de la mitad de sus sucursales en favor de sus servicios digitales. Y en el sudeste de Asia, se espera que más de 11,000 sucursales cierren en las próximas décadas. 

Con todas estas clausuras, los expertos y consumidores se quedan con una pregunta: ¿cuáles son los efectos prácticos de un mundo con menos bancos y más desiertos bancarios?

Los retos de los desiertos bancarios

Tener acceso a un sistema bancario implica el realizar transacciones recurrentes entre un prestador de servicios y un cliente. 

Por lo tanto, los bancos deben estar siempre disponibles a los consumidores. Cuando no lo están, los clientes se ven perjudicados de varias maneras.

Para empezar, los desiertos bancarios les cuestan a los consumidores su más valiosa posesión: su tiempo.

Cuando los bancos no están en un lugar conveniente, sus clientes se ven forzados a viajar distancias considerables para cubrir sus necesidades financieras, ya sea que necesiten hacer un depósito, obtener una hipoteca, o simplemente conseguir una nueva chequera. 

Sí, las bancas digitales son una alternativa bastante atractiva, pero muchos clientes carecen de la competencia digital suficiente para realizar transacciones en línea. Muchos clientes mayores de edad han pasado todas sus vidas dependiendo de agentes del banco para administrar su dinero y no de una laptop, smartphone o tableta.  

Aunque la conveniencia es la primera víctima de los desiertos bancarios, la erosión de buenos hábitos financieros le sigue de cerca. Después de todo, cuando la gente no puede visitar una sucursal de banco en físico, quizás pierdan el acceso a recursos que les ayuden a mejorar su conocimiento y libertad financiera.

Como resultado, los desiertos bancarios frecuentemente son responsables de una baja calificación crediticia

Esto es especialmente notorio en las reservaciones de Nativos Americanos, donde los bancos más cercanos en ocasiones se encuentran a más de 30 millas. 

De hecho, las investigaciones demuestran que quienes crecen en desiertos bancarios en reservaciones de Nativos Americanos “tienen peor educación financiera… confían menos en los bancos… [y] desarrollan peores historiales crediticios, una desventaja que dura toda la vida.”

Dichos problemas son igualmente notorios en emprendedores que dependen de los bancos para obtener préstamos.

De acuerdo con James Angel, profesor de finanzas de Georgetown University, los desiertos bancarios hacen más difícil “que los pequeños negocios en el área puedan realizar sus operaciones bancarias. Ya sea que necesiten cambio para sus clientes u obtener un préstamo para pequeños negocios y así financiar su inventario, lo que los desiertos bancarios hacen es básicamente impedir que los pequeños pueblos estadounidenses crezcan.” 

En última instancia, los desiertos bancarios son un lastre para los intereses financieros de los consumidores en cualquier nivel. 

Cómo sobreponernos a los desiertos bancarios

Aunque los desiertos bancarios no muestran señales de desaparecer, la tecnología moderna puede ayudar a los consumidores que no tienen un banco a tener acceso a productos y guía financiera cuando lo necesitan más. 

Estas tres estrategias pueden ayudar a los consumidores a sobreponerse a los déficits financieros causados por los desiertos bancarios:

1. Priorizar la educación financiera

A pesar de que muchos consumidores no tienen acceso a una sucursal de banco, todavía pueden recibir las herramientas que necesitan para administrar su dinero con confianza.

Aunque la educación es una tarea de toda la vida, es mejor empezar el proceso de aprendizaje lo más pronto posible.

Como el profesor Tony Cookson escribe en la Revista Científica de Economía Financiera (JFE, Journal of Financial Economics) publicada por Elsevier, “las finanzas son algo que se aprenden haciéndolas. Las personas que crecen haciendo finanzas probablemente aprendan las mismas cosas que uno aprende interactuando con un banco.”

Mientras avanzamos, las personas sin acceso a bancos y las comunidades de inmigrantes deben tener acceso a los recursos financieros y obtener el entrenamiento que necesitan para tener éxito, sin importar qué tan cercana esté la sucursal de banco más próxima. 

Estos temas financieros pueden enfocarse en presupuestar, pedir préstamos, reportes de crédito o inversiones. Los blogs y newsletters pueden ser maneras eficientes de obtener esta información.

El aumento de las fintechs y los bancos digitales impulsados por la comunidad también jugarán un rol importante en esta lucha, especialmente ya que se espera que muchas sucursales de banco desaparecerán en la próxima década. 

2. Utilizar tarjetas de prepago

Enfrentémosolo: las operaciones bancarias pueden ser intimidantes, especialmente si no estás familiarizado con el mundo financiero y su amplio léxico especializado.

Además, muchos consumidores no confían en los bancos tradicionales y se desaniman cuando se enfrentan a la letra chica al abrir o manejar una cuenta. 

Esto se agrava en los desiertos bancarios, ya que la gente ni siquiera tiene un banco tradicional cercano del cual puedan aprender o incluso (des)confiar.

Afortunadamente, las tarjetas de prepago hacen que sea más fácil que nunca administrar el dinero.

Por ejemplo, la uLinkcard Prepaid Mastercard®  no requiere una revisión de tu historial crediticio3 y no necesitas tener una cuenta de cheques para empezar. 

3. Promover las plataformas de envíos de dinero 

El flujo de remesas es el aceite que impulsa el motor de la ayuda internacionale.

De acuerdo con Gilbert F. Houngbo, presidente del Fondo Internacional para el Desarrollo de la Agricultura (IFAD, International Fund for Agricultural Develpoment): 

“Las pequeñas contribuciones de $200 o $300 que cada migrante envía a casa consisten en casi el 60 por ciento de los ingresos de la familia. Esto significa una enorme diferencia en sus vidas y en las comunidades en las que habitan.”

Aunque ayudan a poner comida en la mesa, los envíos internacionales de dinero son instrumentales para que las personas tengan acceso a servicios de salud, para construir un entorno saludable e incluso para impulsar las oportunidades educativos de los niños.

Desde una perspectiva económica, las remesas son un poderoso motor de crecimiento. De hecho, estas representan más del 5% del producto interno bruto (GDP, gross domestic product) en 54 países y más del 30% del GDP en naciones como Líbano y Gambia.

Las plataformas de envíos de dinero internacionales como uLink proveen una manera confiable, accesible y conveniente de mandar dinero al extranjero.

uLink no solo provee un tipo de cambio competitivo (y una plataforma segura), sino que también ofrece la opción de retirar dinero en ventanilla, abonos a cuentas bancarias, depósitos a billeteras electrónicas y envíos a casa. Aun mejor, con más de 156,000 locaciones en 67 países, está asegurado que puedas realizar envíos incluso a regiones que han sido marcadas como desiertos bancarios.

Cada vez que los consumidores envían dinero al extranjero ayudan a cerrar la brecha causada por los desiertos bancarios. 

Sé parte de UniTeller


Cuando se trata de transferir dinero y pagar servicios internacionalmente, UniTeller mantiene los más altos estándares de excelencia. 

Como emisor de dinero con licencia plena en Estados Unidos, y pronto en Canadá, UniTeller sigue estando intensamente comprometido con proveer servicios de pago con un modelo de negocios transparente y flexible. 

Al asociarte con UniTeller, también obtendrás acceso a nuestro departamento multilingüe de Atención al Cliente. Además, al convertirte en un agente de ventas UniTeller, podrás confiar en la velocidad y seguridad de nuestros envíos de dinero internacionales que podrás ofrecer a tus clientes. También tendrás acceso a nuestra extensa red de más de 200,000 puntos de venta y facturadores en más de 80 países alrededor del mundo.

Es rápido. Es seguro. Incontables clientes y negocios confían en él.

¿Quieres conocer más de cómo puedes convertirte en un agente de ventas UniTeller

Haz click aquí para comenzar.

More news

It seems we can't find what you're looking for.